martes, 26 de enero de 2010

Fiesta Patronal y Peregrinación por la Playa

Camino al año Jacobeo Compostelano 2010

La Asociación Santiago Apóstol de Villa Gesell, Provincia de Buenos Aires, realizó el lunes 25 un homenaje al Santo. A las 17 hs se inició la peregrinación por la playa. Un vehículo de la municipalidad de la ciudad costera llevaba la imagen del Apóstol, mientras que en una camioneta lo seguían algunos de los integrantes del grupo Kalaikía, interpretando música gallega.
En el Paseo 126 y Avenida 1, se inició la Procesión Litúrgica hacia el santuario. Allí, los peregrinos fueron recibidos por el Padre Miguel Lelong; entonces, fue bajada del vehículo la imagen del Santo y se la transportó por las calles. Varios vecinos, entusiasmados, tomaban fotos desde las ventanas de sus casas.
Al llegar a la Parroquia, ingresamos mientras sonaba la música de Kalaikía, y se ubicó al Santo en un lugar de honor, flanqueado por dos Guardias de la Casa del Abuelo, integrantes de la Comisión de Protocolo de la Municipalidad de Villa Gesell.
Se encontraban presentes en el lugar el Intendente de la Ciudad, Jorge Rodríguez Erneta; Carlos Subirol Gil, vicecónsul de España en la región de la provincia de Buenos Aires; Adonis Pampín Cagide, Presidente de la Federación Unión de Asociaciones Gallegas; el Tesorero de la misma institución, Eloy Jorge Chao; la Dra. María del Pilar Berzosa, Asesora de la Cátedra España de la UCES; y Ramón Moya. Cubrimos el evento Jorge Navós (SICE), Carlos Prebble (Música Celta Argentina) y quien firma esta nota. También fue grabado para la televisión de la ciudad. 
El momento más emocionante -creo que para todos- fue el de la voladura del botafumeiro. Yo nunca lo había visto en persona, y me maravilló. Adonís Pampín y Carlos Prebble, vestidos con las túnicas marrones de peregrinos, y Ramón Moya, con el emblema de la Asociación, dirigidos por José Romero, echaron el incienso en el botafumeiro.
Se lo fue elevando mediante una soga, y una vez alto, se lo hizo volar, mientras comenzó a escucharse "El Mesías" de Häendel. Un aplauso largo y sostenido evidenció el sentimiento que nos unía.
Luego, para hacer honor a lo dicho por el sacerdote -"Primero la mística, luego la mástica"-, salimos al jardín del templo, en el que había varios puestos de comidas. En el de la Asociación del Partido de Ordenes de Buenos Aires se ofrecían las tradicionales masas del Apóstol Santiago. A unos pasos se encontraba la muestra "Miradas en el Camino de Santiago", que salió de Galicia para ser exhibida en nuestro país. 
Enseguida comenzó el show musical del grupo Flamencura y el dúo Tenoreon, integrado por los cantantes líricos Marcelo Torreblanca y Claudia Piccolo. Ya se encontraba preparado para actuar el Ballet Folklórico de Villa Gesell, pero no pudo hacerlo, pues, ante la amenaza de lluvia, debió adelantarse la Quema de la Fachada. 
Este homenaje al Apóstol fue organizado por la asociación antes mencionada, la cual está patrocinada por el Obispado de Mar del Plata, la Municipalidad de Villa Gesell , la Comisión Pro-Santuario de Santiago Apóstol y la Cofradía de Santiago en Villa Gesell.

sábado, 16 de enero de 2010

Grandes Romerías

Centro Galicia de Buenos Aires
Olivos

A los muchos atractivos con los que cuenta el Centro Galicia de Buenos Aires en su sede de Olivos, se suma la posibilidad de participar en las Grandes Romerías, que organiza la Comisión de Fiestas y Propaganda. Luego de almorzar al aire libre, o en los dos restaurantes, luego de nadar en la piscina, ¿qué mejor que escuchar buena música y bailar, grandes y chicos? Una oportunidad para divertirse y también, para enseñar a los pequeños las danzas de la tierra que dejaron nuestros mayores.
En enero, se presentan el Conjunto Regional Los Lucenses, la Orquesta Española Agora Xuntos con sus cantantes Susana Rey y Maximiliano Rojas, el Conjunto Regional Lugo, la Orquesta Española Los Hispánicos con sus cantantes María Rosa y Jorge Marcos, la Orquesta Española La Gavilla con su cantante Héctor Manuel, José Eugenio y su música y la Orquesta Española Sabor Calipso con su cantante Carlitos Nardi.
Para febrero, la institución anuncia Carnavales memorables, en un ambiente familiar y abierto al público en general.

Despedida de Fina Morales en Buenos Aires

La Compañía España + España presentó el viernes 15 de enero, en el teatro Empire de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, la Gala en honor de la cantante española Fina Morales, quien regresa en estos días a la Madre Patria. Rocío del Cielo la despidió de Argentina, junto a los artistas invitados Claudio Villafañe, Verónica Baigorria, Alejandra Fernández, Pablo Villavicencio, Raúl Arnedo, Grupo Gadir y Maru Montaña. Participaron asimismo la Coral Musiciana del Centro Región Leonesa y la Coral Helmántica del Centro Salamanca. Al piano estuvo el Maestro Enrique Lechtman, y ejecutó el violón Olga Sakovich. Dirigió Liliana Montiel.

sábado, 9 de enero de 2010

POLENTA, Familias italianas en Bolivia

por Mauricio Belmonte Pijuán. Editorial Gente Común, 2009.

Desde el país limítrofe llega por correo este libro. El autor ha tenido la gentileza de enviàrmelo, y yo le agradezco que me haya tenido en cuenta. Es que la lectura de su obra me instruyó y me deleitó; me abrió los ojos ante una realidad que no sospechaba. ¿Quién hubiera imaginado que en Bolivia había inmigrantes y exiliados italianos de semejante importancia? No es un tema difundido, al menos en lo que leí hasta ahora.
Belmonte es Comunicador Social, por la Universidad Católica Boliviana y la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Ha publicado artículos y reportajes en diversos medios escritos bolivianos, siendo la biodiversidad y el medio ambiente sus temas preferidos a la hora investigar, ya sea en la sala de redacción de algún periódico o ejerciendo libremente el oficio como freelancer. 
Polenta es su primer libro, un libro entrañable, escrito con el oficio de un periodista que hace gala de un lenguaje impecable, y con el cariño y respeto que se siente por los ancestros, por su historia de despojos y sacrificios. El recuerda: “De antemano sabía que la investigación no resultaría inalcanzable a mis pretensiones periodísticas ya que el número de inmigrantes asentados en estas latitudes distaba, y mucho, de aquella vigorosa colonia italiana residente en la Argentina. Claro, encontrar los rastros de aquellos viejos inmigrantes tampoco sería tarea sencilla de realizar y más aún tomando en cuenta las décadas transcurridas desde su llegada al país. Sin embargo me armé de valor para seguir las pistas y dar con el paradero de los descendientes”.
El subtítulo reza “Familias italianas en Bolivia”. Es verdad, es éste el tema central, pero no el único. El estudio se abre con consideraciones acerca de la inmigración y el exilio en general. Seguidamente, Belmonte se refiere a la inmigración y el exilio italianos en el mundo, señalando que, salvo en algunas regiones de otros continentes, hay peninsulares en todas las latitudes. Destaca la importancia de esta inmigración en América del Norte, país en el que se la evoca relacionada con la mafia y la camorra, olvidando injustamente el legado de miles de hombres y mujeres de bien que nada tuvieron que ver con estas actividades non sanctas.
En la Argentina, país en el que los italianos fueron mayoría entre los extranjeros, también se advirtió la actitud negativa hacia ellos. Como bien dice el autor: en una nación que ama lo francés y soporta lo inglés, ¿cómo recibirán a quienes llegan desde Piamonte, desde Nàpoles, desde Cerdeña?
Hechas estas consideraciones, se aboca al tema del subtítulo. Cabe destacar que en su país, la inmigración italiana es la tercera en importancia numérica. Mediante entrevistas y numerosas fotografías – unas, provenientes de diversos archivos, y otras, tomadas por él mismo-, logra una investigación destinada a preservar la memoria de quienes tanto brindaron a su tierra de adopción: empresarios, ingenieros, docentes, filántropos… trabajadores incansables que hicieron de Bolivia su lugar en el mundo.
A todos ellos, y a los que no menciona, rinde homenaje Belmonte en este libro tan documentado, tan cálido, que enseña acerca de los italianos en Bolivia, al tiempo que, con prosa pulcra y elegante, transmite su admiración por tan cotidiana pero enorme gesta, “con la única finalidad de fortalecer aún más los lazos entrañables de unión y fraternidad entre bolivianos e italianos”.
Prologó Silvio Mignano, Embajador de Italia en Bolivia, quien afirma: Polenta, el bel libro de Mauricio Belmonte, es el testimonio de esas mujeres, esos hombres, esas familias que han participado en la migración italiana a Bolivia y que han sabido entregar todo su ser, pidiendo a cambio tan sólo ser aceptados como nuevos hermanos y conciudadanos. La migración y los encuentros no terminarán nunca, desde aquel día lejano cuando Lucy, la primera mujer, se levantó y emprendió su recorrido lento y misterioso en el valle del África oriental. Italianos y bolivianos estarán siempre allí, en el lugar donde el encuentro es el más pacífico, más productivo, y finalmente más sentimental: encuentro de armonía y de amor”.

jueves, 7 de enero de 2010

Homenaje a Alfonso Rodríguez Castelao

Tuvo lugar el pasado 7 de enero en el Centro Gallego de Buenos Aires.

Al cumplirse el 60 aniversario del fallecimiento del artista, escritor y patriota gallego, el 7 de enero se realizó un homenaje a Alfonso Rodríguez Castelao en el Centro Gallego de Buenos Aires.
La conducción estuvo a cargo de Manuel Rey, del Instituto Argentino de Cultura Gallega. Una ofrenda floral fue colocada por el presidente del Centro Gallego, Julio Martínez Fernández, y el presidente del Centro Galicia, José María Vila Alén. María Aurora Barbeito, presidenta del Instituto Argentino de Cultura Gallega se refirió a los logros alcanzados durante el año 2009: presentaciones de libros, espectáculos semanales, muestras de arte y, muy especialmente, la inauguración del ascensor que permite a todos acceder al Teatro Castelao, en el Primer Piso. Actuó el Coro del Centro Gallego de Buenos Aires, dirigido por el Maestro Gabriel Lage.
Entre los presentes se encontraban el ex diputado Carlos Ameijeiras Miñones, presidente de la ABC de Corcubión; el artista plástico Manuel Cordeiro Monteagudo; la escritora Silvia Maimó; el vicepresidente del Centro Betanzos de Buenos Aires, José Sanchez Faraldo, y el director de la Orquesta Gallega Treboeiro, Raúl Expósito Gándara.