viernes, 21 de agosto de 2009

HERENCIA SEFARDI

por Luis León. Buenos Aires, CIDICsef, 2009.

Conocí a Luis León por medio de Ricardo Feierstein, quien me envió, hace seis años, un libro de su amigo. 
Como fiel lectora de SEFARaires (leí atentamente todos los números, del primero al último), doy fe de la pasión y el entusiasmo con que ha encarado la importante labor que se propuso: difundir la cultura de sus mayores. Y la difunde, en esta nueva obra, con diversos recursos: aborda, con detalle y amenidad, cuestiones relacionadas con la historia y la vida cotidiana; compila refranes, agrupándolos por temas, y los explica; escribe cuentos -uno de ellos merecedor del Primer Premio en un certamen convocado por la AMIA-; dibuja, recibe material y responde cordial y diligentemente (de esto también doy fe) los correos relacionados con la cultura sefardí... Estos puntos de vista disímiles confluyen en la creación de un volumen que enseña acerca de la idiosincrasia de sus antepasados pero que, a la vez, nos deja pensando que, a pesar de todo, no somos tan distintos. La prueba está -como escribí en 2003- en que uno de los refranes que él transcribe lo decía mi abuela gallega, más gallega que la muiñeira. ¿Lo habría aprendido en Galicia o en Villa Urquiza? Quién sabe!
La "Herencia Sefardí" a que alude en el título no es un patrimonio museológico; hoy mismo, la reconocemos incorporada a nuestra sociedad argentina.
El libro, publicado gracias al apoyo del Dr. Mario Feferbaum, no sólo es interesante, sino que también es bello, con fotos, documentos, ilustraciones, y un diseño que invita a la lectura tanto como nos invita la trayectoria del autor.

domingo, 9 de agosto de 2009

BENITO BLANCO

De Lalín a Buenos Aires BENITO BLANCO un gallego emprendedor, por Mariana Vicat. Buenos Aires, Abey Ediciones, 2009.

Leer esta nueva obra de Mariana Vicat es un placer por varios motivos. 
Porque está escrita con oficio y cariño por una periodista que tiene una trayectoria valiosa, y los contenidos fueron revisados por el biografiado y el Dr. José Manuel Castelao Bragaña, Director de la Fundación Galicia Emigración. 
Porque la vida de Benito Blanco daba, sin duda alguna, tema para un libro; tan sorprendente y variada es su historia, que cuesta creer que un sólo hombre haya sido capaz de tanto. Un hombre que, además de ser un empresario exitoso, es -como bien lo resaltan los numerosos entrevistados que aparecen en las páginas-, generoso y honesto, que ha encarado negocios en su tierra de origen y en la que ha adoptado, que vino llamado por un familiar, un poco al azar, y aquí se quedó, brindando a la Argentina su aporte no sólo en el trabajo (en los ramos gastronómico, petrolero, frutihortícola e inmobiliario) sino también en proyectos como la restauración del Plus Ultra (“Blanco contrató a un ingeniero naval, un carpintero, y siete peones para desarmar la aeronave. Luego lo embalaron pieza por pieza y, a continuación, un camión de dieciocho metros de largo, que Blanco hizo venir desde una de sus bases mineras en Comodoro Rivadavia, y previo permiso de Vialidad Nacional, transportó el aparato al aeropuerto de Ezeiza. De allí se lo trasladó a España en un avión de Iberia”.), la reconstrucción del Teatro Avenida (“El fuego había causado daños muy graves en la estructura y eso había obligado a su clausura. En 1986 se anunció un proyecto de reconstrucción elaborado por una sociedad anónima, denominada Reconquista del Teatro Avenida, compuesta por nueve miembros. Siete de ellos eran empresarios españoles radicados en la Argentina desde hacía muchos años (Benito Blanco, Ramón Mourente, Ramón Berdullas, José María Doeyo, Luis Pereira Castro, Alvaro Campos y Florencio Aldrey Iglesias), y dos eran hijos de gallegos (Manuel Pérez Amigo y la actriz y cantante Lolita Torres). (…) poco tiempo después, (Lolita Torres) les anunció que se retiraba, pues no contaba con el dinero suficiente. Benito Blanco invitó en su lugar, a su amigo Manuel Jamardo, quien fue el que más dinero aportó a la sociedad”) y el hermanamiento de una ciudad española y una argentina (“Benito Blanco siempre se preocupó por fortalecer los vínculos entre su patria de nacimiento y su patria adoptiva. En 1988, junto con sus paisanos Marcial Sánchez y José Luis López Garra, decidió hermanar a Lalín con Chascomús, ciudad natal del entonces presidente Raúl Alfonsín, cuyos abuelos eran de Ribadumia, Pontevedra”). 
La edición, de tapa dura y con muchas fotos en un papel de primerísima calidad, es el fruto del viaje de la escritora junto a su biografiado, por Galicia y por la Patagonia, recabando testimonios y convocando recuerdos. 
Pensado para todo público, el volumen informa no sólo acerca del "gallego emprendedor", sino también acerca de los celtas, la vida en Galicia, la colectividad española de nuestro país y muchos otros asuntos. 
Ha sido declarado de Interés Cultural por la Comisión de Cultura de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación y lo que se recaude de su venta, será destinado a UNICEF. 
A leerlo, entonces, en estos días en los que la cercanía del Bicentenario nos invita a volver la mirada hacia nuestro pasado y a conocer los hacedores de nuestro presente.