viernes, 30 de noviembre de 2007

DE AYER A HOY

La actuación profesional de un dirigente de empresa con principios, por Manuel Cao Corral. Buenos Aires, 2007. 432 pp.

Aunque el título sugiera lo contrario, el autor no se propone escribir su autobiografía, sino la historia de la ortopedia en la Argentina. Así la pensó, y luego las circunstancias hicieron que se refiriera a otros aspectos de su vida no menos importantes que su destacada trayectoria en la especialidad. El manifiesta: "La intención original de este libro, que había sido el rastreo de las ortopedias argentinas, fue ampliándose sin que yo me lo propusiera, hasta encerrar entre sus páginas una vida y una actuación de casi cuarenta años, repartidas en innumerables y disímiles actividades. Sin embargo, de ningún modo puede considerárselo como una autobiografía o unas memorias. No lo es, por cuanto siempre he considerado que no es bueno ni conveniente fomentar los personalismos. Ha sido ésta una norma permanente, de manera que mal obraría si hiciera ahora lo contrario".
La Primera Parte, publicada en 1992, se inicia con la inmigración de sus padres. El autor nace en 1924, el mismo año en el que el Dr. Valls viaja para especializarse. A la ilustre personalidad del médico estará unido el destino del hijo de inmigrantes, ya que el gallego Cao Turnes, figura señera de la colectividad de nuestro país, trabaja en la clínica que el galeno dirige en la ciudad de Buenos Aires. Fallece la madre y el padre enferma. Para ese entonces, Cao Corral había comenzado a trabajar en el depósito, donde organizó el material a su cargo, aplicando con creatividad un criterio que facilitaba la labor del encargado. Poco después, y como su padre no mejora, se le ofrece pasar a ser secretario. Deja sus estudios de Medicina para emprender una carrera exitosa en la Administración.
Años más tarde lo encontramos dirigiendo IOA, una empresa que no se limitó a varias ramas de la ortopedia, sino que creó asimismo varias empresas -imprenta, publicidad, transporte, etc- que la abastecían. Cuando evoca esas epócas, la mirada de Cao es abarcadora, ya que menciona a quienes tuvieron que ver con la firma, desde el más importante traumatólogo hasta el personal de maestranza; nativos, inmigrantes y visitas ilustres desfilan por estas páginas, en las que se ha incluido numerosas fotografías. Para todos ellos tiene una palabra de agradecimiento. Recuerda la capacitación constante, la exigencia en materiales y procedimientos, las muestras de arte, las fiestas de fin de año, los desfiles de moda, los premios que se le daba al personal, todo lo que hizo de IOA una firma que marcó un camino. Y a medida que va recordando, da su opinión acerca de las obras sociales y la actitud del gobierno frente a la cuestión; una opinión con la que se podrá o no coincidir, pero que hay que conocer.
En la Segunda Parte, agregada en 2007, Cao Corral se ocupa de su relación con la educación -tan importante para las familias inmigrantes-, evidenciada en el tomo anterior cuando se refiere a sus maestras de la primaria y al Colegio Santa Rosa, al que asistieron sus hijas. El escribe: "esta reedición conlleva mi posterior actuación en dos importantes entidades educativas. En efecto, al salir el libro comenzaba mi actuación en la Asociación Dirigentes de Ventas (ADE), (...) Posteriormente, al ingresar como presidente en la ADE, el Dr. Horacio O'Donnell, impulsa la creación de una universidad que, finalmente se concreta con la aprobación por parte del Ministerio de Educación que encabezaba, en aquel entonces, el Dr. Antonio Salonia". Cao Corral fundó la Cátedra España. Pensada como "Cátedra Galicia", en honor a sus mayores, abarcó finalmente la cultura de toda la península: "Hace once años propuse al Rector Dr. Horacio O'Donnell la creación de una cátedra España -la cual dirijo- como intercambio cultural entre España y la Argentina, que lleva adelante una importante actividad con ciclos de conferencias de interés general. La asistencia es amplia y en ciertas ocasiones debe utilizarse auditorios con capacidad para 150 personas. Me acompaña Jorge Alonso, como Co-Director y contamos con el asesoramiento cultural de María del Pilar Berzosa, la Prof. Emilia Puceiro de Zuleta y el Dr. Víctor Massuh". La UCES cuenta también con la Cátedra Asia Pacífico, la Cátedra Italia y la Cátedra Nórdica.
Aunque el tema tratado en este libro podría ser interesante sólo para cierto público, Cao lo vuelve de interés general, ya que, con estilo llano y comprensible, describe técnicas, enumera logros, relata anécdotas (algunas de ellas, divertidas). Quien conozca a Don Manuel, sentirá que lo escucha hablar. Su inteligencia y elegancia en el trato aparecen en estas páginas.
Prologó el Dr. Salomón Schächter. Alicia Regoli de Mullen y Patricia Mullen de Vigliano tuvieron a su cargo la corrección de las primeras dos partes del libro. La primera es autora del texto publicado debajo de la foto de Cao Corral.

domingo, 25 de noviembre de 2007

Un ceo para o meu avó

se titula la traducción al gallego de mi cuento “Un cielo para mi abuelo”, ilustrada con una foto tomada por Manuel Ferrol. Agradezco a quien me da esa inmensa alegría; me emociona leer la historia de mi abuelo coruñés en su propio idioma. 

Aquí, la traducción:

Facia calor. Como todas as tardes, despois da siesta, o ancián empuñó a cadeira que facia as veces de caxado e dirixiu-se ao patio. Alá, baixo a parra, escoitaría as voces dos viciños, ollaria xogar a os netos, conversaria cos transeuntes. Alá, adormecido polo calor estival, lembraría os seus anos mozos, nunha terra lonxana, da que moito lle custou partir. Era galego, e o seu sangue vibraba ainda ao escoitar o seu idioma, ao rememorar unha paisaxe querida que xa non voltaria a ver.
Lle custaba camiñar, pero o seu lugar baixo a parra o esperaba, como todas as tardes, como sempre. Pronta cumpliría oitenta anos. nacera antes que o século, e sabia que a sua vida acababa; non obstante, vivia con esperanza eses últimos anos, xunto aos seus seres queridos. Nacera na Coruña en 1890, en unha aldea; desde ese momento pasará moito tempo, mais tempo por dentro que por fora.
Na calidez desa tarde, o emigrante lembraba.Lembraba a sua terra, no que medraban os piñeiros e os eucaliptos, na que cantaba o vento amigo.Lembraba as suas viaxes a Compostela, da que tanto se falaba. Perguntaba-se se aquilo que se transmitia de boca en boca, de pais a fillos, tiña algun asideiro: que houbo peregrinos que chegaron descalzos desde Alemania; que cando destruiron a Catedral, erguída por Alfonso III, trasladaron a Andalucía as campás, “nas costas dos cristiáns”.¿O que pensaria o vello, se se inteirase de que un estudoso afirmaba que Santiago Apóstol se relacionaba –a o seu criterio- cos xémeos Castor e Pólux, e coa diosa Venus? Sen dúvida, haberia-se persignado. O seu Santiago, a da Virxe da Barca, non podia ter nada que ver con ninguén que non fose Deus O noso Señor e o seu Divino Fillo.
Lembraba a viaxe en barco, cara América, un ano antes do Centenario. Traía consigo, como equipaxe preciado, os poemas de Rosalía de Castro. “Como chove, miudiño,/ como miudiño chove”, repetia en voz baixa. O que animoso era entón! Cantos proyectos tiña! Non podia entender o chamado da poeta ás emigrantes, nen a sua congoja ao pensar en eles.Chegou á Argentina con dezanovedeza ilusionados anos, coa certeza de que aqui poderia labrar-se un porvir. Moitas histórias se contaban na aldea acerca de a nova terra. Terra promisoria, rica e fértil, que acollia cos brazos abridos a todos os homes e mulleres de boa vontade. O meu avó era un deles, un dos imigrantes que poblaban ese navio, provenientes de distintos paises e falando diversas línguas.Unha procura en común unia a aquiles espíritos, e os hermanaba a pesar da precária comunicación que lograban estabelecer por señas e polos seus rudimentarios coñecementos de outros idiomas: era a ilusión de viver , lonxe da miséria, da guerra, da soidade…
O galego deixaba na sua terra aos seus pais e a alguns dos irmáns. Ficaban os campos nos que labraban de sol a sol, sen posibilidade de mellorar a sua situación, os mesmos campos nos que, sendo moi neno, lle aprenderan o ofício. Habia que plantar xudias e papais, sementar os cereais. O pequeno tiña vontade, pero faltaba-lle forza: non podia con os enseres, ainda que desexase cooperar.Foi medrando nesa paisaxe que tanto queria, perto do mar, as rias, as montañas, vendo como os seus irmáns maiores, os seus amigos, os seus viciños, eran recrutados para loitar en terras estrañas. Non queria ir á guerra; non queria matar, non queria morrer.
Un dia, sentiu no seu corazón un chamado, o imperativo do seu sangue, que desexaba dar frutos; esechamado o instaba a emigrar. Non era unha decisión fácil, pero a dureza das condicións en que vivia a facia menos descabellada, a voltaba unha opción valida.
Niso pensaba o anciano, mentres os netos xogaban ao seu o redor.
Ficara viúvo pouco antes. A sua muller morreu sen padecer nengunha enfermidade. Morreu de cansada, do esgotamento ocasionado por unha vida moi dura. Non é que pasase os partos sen nengunha asistencia, só na casa de pedra da aldea, como os pasou a mai do imigrante; levouna o desgaste de se erguer no alba para atender un pequeno comercio, dia tras dia, ano tras ano, aterrecida pola facilidade con que ficaba empreñada e pola dificuldade con que chegaban, cada mes, a pagar a cuota da hipoteca. Ficou tendida na sua cama. Os seus ollos pecharon-se sen que, aparentemente, houbese sentido dor. Deus quixera-o asi. E ainda que nono dicia, el esperaba unha morte igual de doce, na sua cama, sen sofrementos, como morrian as vellas na sua terra.
Coñecera á sua muller sendo xa maior. O seu sentimento non era comparabel á de Macías o Namorado, pero era amor ao fin e ao cabo. Mantiveron un prolongado noviazgo, interrompido por duas viaxes do noivo á sua pátria. Que buscaría nesas travesias?. Nunca quixo confiar-llo a ninguén. Desexaba tornar á sua terra?. O atenazaba o desexo de ver a os seu?. Sexa polo motivo que fuere, o certa é que as duas veces tornou, e entón do segundo torno, casou-se coa argentina filla de lombardos que con tanta paciéncia o esperara.- “Adiós, don Martín!”, a voz cantarina resoou na tarde.- “Adiós, don Xesus! Como vai?”, respondeu o emigrante.A cena se repetia, , sempre á mesma hora, como unha maneira de comprobar que estaban vivos. Un, camiñando lentemente; o outro, postrado en unha cadeira da que moito lle custaba desprenderse. A independéncia fixese-o sentir imensamente feliz.Uns meses antes, indo visitar á menor das suas fillas, caira-se na rua, e tiveran que traé-lo de volta. A partir dese momento, a sua declinación foi veloz e evidente. O médico lle prescrebeu unha dieta estrita, na que non tiñacollida o que non pudera comer na sua terra, e que aqui estaba ao alcance do mais modesto peto.”O colesterol, don Martín, o colesterol!, dicia o galeno, movendo a cabeza. Debia cuidar-se , vixiar as comidas. As suas fillas observaron puntillosamente as indicacións do médico e o anciano tivo que contentarse con unha cea distinta na que lledeixaron, por sorte, o pan negro e as mazás.Para o seu cumpreanos –se sabia-, o mellor regalo era un pacote de castañas. Ese era o mellor festexo: quentá-las a lume lento e entón saboreá-las devagar, degustando a reminiscencia de infáncia, lejanía e pobreza. Non eran a magdalena sobre a que escrebeu Proust, pero tiñan os mesmos poderes; diríase que tiñan a virtude máxica de corporizar vivéncias e cenários, até confundir o entendemento e facé-lo vacilar sobre a realidade.Aspirando ese arrecendo, non sabia se estaba en América, ou se tiña quince anos na sua aldea, o seu Cebreiroentrañabel, á que añoraba voltar.Viñera a facer a América, desempeñando os mais variados ofícios, aforrando peso sobre peso. Como todos os seus paisanos, estaba seguro de que lle aguardaba un futuro invexabel, de que canto gañase lle atinxiria para viver folgadamente e para enviar diñeiro aos seus pais, que xa estaban moi vellos para labrar. O que lonxe estaba todo iso agora, cando via con amargura que nen siquieira o deixaban sair só a a esquina! O que amarga lle semellaba a vida, que o postraba nesa cadeira, na sua cama fronte ao televisor en branco e negro, onde cada domingo via a Tato Bores!Os soños non se voltaran realidade. Pudo viver, mercar unha casa, educar ás suas fillas, facé-las estudar, pero, de nengunha maneira se convertera no indiano do que escoitaba falar con admiración na sua terra. Faltaria-lle talento? A outros lles fora moi ben, e a el non. Coñecia paisanos que amasaran unha fortuna considerabel, co seu próprio esforzo, sen perxudicar a ninguén. Se cadra a él faltara-lle visión, porque o que é esforzo, lle sobrou, o mesma que á sua muller. Non soubera atopar o negocio xusto, no momento adecuado, como si souberon facé-lo outros que viñeron da aldea con él, no mesmo barco, en idénticas condicións….Un dia se acabaron as tardes baixo a parra. O ancián presentiu o fin, e lembrou as tradicións de a sua terra. Esas tradicións dician que quen morrese en Galicia poderia resurxir cada noite, e voltar a sua casa. Poderia velar o soño dos seus seres queridos, sentar-se á veira das rias, descansar baixo as árbores que frecuentase na sua vida terreal. Se morrialonxe, nada de isto lle seria dado. Teria unha morte común, como todas, lonxe das crenzas que se cadra herdase dos celtas, tan amigos dos trasnos e os trasgos, do mais alá e os seus mistérios.A única solución era tornar, pero era imposíbel.Só non poderia facé-lo . Estaba inválido e, ainda que xa non tivese que viaxar en barco, se non en avión, unhas poucas horas, ninguén podia acompañá-lo . Non habia diñeiro; habia que cuidar aos rapaces, que ian á escola; non se podia desatender o traballo, ainda que a situación non era tan crítica como a que se veria anos despois.Non, o regreso era unha quimera. Pero tamén habia sido unha quimera a partida cara América, sesenta anos antes. A diferenza estaba en que, na sua mocidade, el decidia por si mesma, as suas pernas lle respondian e, co seu hato de roupa e os seus poucos libros, podia ir onde quixese. Agora necesitaba axuda para todo; dependia das suas fillas, dos seus netos, até para tomar un vaso de auga.Por outra parte, se volvera, quén o coidaria até que chegase o momento de se reunir cos seus mortos?¿Quen o acompañaria, unha vez mais, a ver o Pórtico da Glória, para se despedir del? Ninguén teria tempo. Seria un vello só, nunha terra estraña, povoada de xovens aos que non coñecia, cos que non poderia compartir os seus recuerdos.Estas consideracións, que o obsesionaban, non mitigaban a sua mágoa. Pensaba que ia morrer lonxe, e iso o desesperaba. O soñaba coa liberdade de que gozaban as almas no mais alá; sabia das suas correrias e das suas visitas aos familiares. Dicia-se que saían sós a camiñar até que clareaba, ou que acostumaban facé-lo en grupo, na Santa Compaña. Semorreria de todo, para sempre. Bon, contaba coa esperanza que lle daba a Igrexa Católica, a de purgar os seus pecados e reunir-se cos bienaventurados, na Presenza Divina. Pero –se dicia- xa non ia a poder voltar á sua terra; o lazo cortaria-se entón definitivamente.O meu avó empiorou, e houbo que interná-lo . Tentaba recuperar-se , pero xa era tarde. A sua alta idade e o desgaste da sua existéncia conspiraban contra a melloria que devecia. Queria curar-se para poder viaxar. Non o lograba. No sanatório pasou as suas últimas noites, as suas últimas mañás, añorando a liberdade e suspirando pola sua mocidade. Via-se pescando cos seus irmáns, a veiras da ria que sulcaba o verde de a praderia. Via-se peregrinando, orando, bebendo,festexando as efemerides da sua terra. Atopaba-se atado á cama con varandas de metal, co soro entrando ao seu corpo pola vea do brazo, e queria escapar. Asombraría aos netos coa visita inesperada.Cando chegou o final, él o presentiu. Morreria rodeado de médicos e enfermeiras, con sondas e cateteres. Tratarian de o reanimar . O seu corazón se pararía. Verian-o nesa pantalla que tiña perto de a cama. Nada mais lonxano da morte campesiña que desexaba, en paz, cos seu, co cura da aldea, que lle falaria de Deus e lle faria beixar o crucifixo. A sua alma celta aceitaria a Extremaunción.Deus reservou-lle unha surpresa. Non o deixou voltar a Galicia, como un espírito noctámbulo, pero o levou a un ceu de gaitas e muiñeiras. Alá é feliz. Na eternidade atopou a terra añorada. 


(Este cuento fue distinguido con una Mención Especial, en el Concurso Literario convocado en 1997 por el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Integraron el Jurado: María Angélica Bosco, Eduardo Gudiño Kieffer y Jorge Masciángioli. Recibió, además, el Primer Premio en el Certamen convocado en 1997 por la revista el gRillo. Dicho premio consistió en la publicación de un volumen individual cuento-poesía; así apareció Josefina en el retrato (Buenos Aires, el gRillo, 1998). Algunos de los cuentos de este volumen, y otros inéditos en Internet, integran el libro digital Volver a Galicia, publicado en Letras-Uruguay en 2005, e integrarán, asimismo, el volumen en formato papel que se editará en 2009).

miércoles, 21 de noviembre de 2007

HISTORIA ORAL, RELATOS Y MEMORIAS

por Laura Benadiba. Buenos Aires, Maipue, 2007. 144 páginas. Ilustraciones de Mariana Gabor.

Conocí personalmente a Laura cuando el historiador Carlos Szwarcer nos convocó para participar en la Jornada Buenos Aires Sefaradí, en la Manzana de las Luces. Pero ya hacía tiempo que sabía de ella y su denodado esfuerzo por el rescate del pasado, con una visión que involucra a cada uno de nosotros.
En este libro, ofrece un análisis de los diversos enfoques de la historia, las clases de fuentes de las que disponemos y la diferencia existente entre ellas. Proporciona una guía detallada para realizar una entrevista, y hace hincapié en el respeto constante hacia el entrevistado, resaltando que él se presta a nuestra investigación, y por lo tanto, se le debe consultar si ese material se puede utilizar públicamente. Ofrece consignas para la transcripción, como por ejemplo, no eliminar las repeticiones o las vacilaciones, ya que las mismas nos hablan del estado de ánimo de quien relata su historia. Y recuerda que no sólo de palabras se trata, ya que podemos solicitar que quien acepta la entrevista tenga consigo en ese momento documentos y objetos, los cuales serán filmados y/o fotografiados.
La particularidad de este trabajo es que está destinado al alumno de enseñanza media. Me interesa especialmente porque, en las clases de Lengua y Literatura, mis alumnos entrevistan a sus padres y abuelos inmigrantes, de Europa y de América, y el libro de Benadiba sistematiza la tarea. Las entrevistas no sólo nos han servido a quienes escuchábamos para comprender más cabalmente determinadas situaciones, sino que han esclarecido cuestiones oscuras hasta para el mismo entrevistador. Me explico: una alumna de segundo año me refiere que cuando era niña, su abuelo les destruía - a ella y a su hermana - cada muñeca que les regalaban, y no sabía por qué el hombre - una buena persona - hacía algo así. Resultó ser que en Polonia - dijo -, las únicas que tenían muñecas eran las hijas de los alemanes, y no soportaba verlas.
Estas vivencias y otras son las que se pueden recabar mediante el procedimiento que detalla la investigadora, que tiene como principal mérito el de hacer que cada adolescente se sienta parte de la historia,

viernes, 9 de noviembre de 2007

ESCOBAS REVOLUCIONARIAS

La gran huelga de inquilinos (1907), por Germán Cáceres. Buenos Aires, Ediciones BP, 2007 (Informes del Sur)

El año pasado pudo verse en teatro Agua, piedras y escobazos, obra de Germán Cáceres interpretada por el Equipo Teatral Osvaldo Dragún y el Grupo de Teatro Almas Fuertes. Estrenada en septiembre de 2006, está basada en el hecho histórico ocurrido en nuestro país en 1907, conocido como La Huelga de los Inquilinos o La Revolución de las Escobas.
La puesta se hizo “bajo la dirección general de Jorge Macchi, con el siguiente elenco por orden de aparición: Edgardo Jesús Diaz, Claudio Germán Godoy, Jorge Suarez Soria, Diego Adotti, Analía Mariel Rivero, Hernán Adotti, Leonel Borroni, Soledad Tortoriello, Edgardo Moccia, Cristina Barreiro, Natalia Romero, Alejandro Casal, Cristina Noemí Carcabal, Romina Cacchione, María Fernada Correa y Denise Chabín. Dieciseis actores en escena. (...) La obra se compone de un prólogo, dos actos y un epilogo. Al transcurrir en un conventillo, retoma la tradición del sainete respecto a ciertos personajes clásicos como el Tano, el Turco y el Gallego, y aprovecha el tono humorístico del género para celebrar el éxito de una huelga justa con una fiesta que ofrece al público tangos antiguos, practicamente desconocidos. La dramática represión policial del final obtiene, así, contundencia y se da primacía a la faceta testimonial. Este espectáculo cuenta con el apoyo de Proteatro". 
En esa oportunidad, afirmé: “Su recreación del clima del conventillo se inscribe en la tradición al respecto, pero brilla con luz propia; sus parodias del lenguaje de los inmigrantes, y de las discusiones entre ellos, nos hacen palpitar esos momentos tensos en los que las diferencias entre inquilinos se postergan para dar paso a la unión frente al propietario. Entre los inmigrantes se ve, asimismo, una diferencia de actitud; mientras el gallego es contemporizador, el turco se muestra inflexible, pero ambos luchan por lo que consideran justo. El italiano, en cambio, muestra una faceta censurable de la inmigración. La figura del encargado del conventillo se encuentra en la literatura, y encarna la fuerza del poderoso frente al desamparo de los que nada tienen. Encarnan también al poder los personajes del doctor José Figueroa Alcorta y el coronel Ramón Lorenzo Falcón. Finalmente, llega la represión. Breve, contundente, sumamente lograda, esta pieza reafirma una vez más el talento de su creador”.
Pocos meses después, Ediciones BP incluye en su colección Informes del Sur el texto que nos ocupa, en el que el autor expone el sustento histórico a partir del cual escribió el drama. Pero no sólo expone los datos que encontró en su investigación, en fuentes que consigna en la bibliografía, sino que también da su personal visión del hecho. Su condición de universitario relacionado con la economía, y su profunda formación humanística hacen que su mirada acerca de esta época sea especialmente interesante, aún cuando su posición no sea compartida por todos los lectores.
A mí me fascinó este trabajo. Porque es serio, porque está escrito con amenidad, porque es un homenaje a los inmigrantes agobiados por el peso de tantas obligaciones y tan pocas satisfacciones y también porque homenajea muy especialmente a las valerosas mujeres que tuvieron un papel fundamental en esta huelga.