domingo, 17 de junio de 2007

CAROLINA DE GRINBAUM

"INSISTIR EN EL CAMINO EMPRENDIDO"

Carolina de Grinbaum, escritora de larga y reconocida trayectoria, es autora de libros de ensayo, narrativa y poesía, entre los que mencionamos Preceptiva y prodigios en la obra de Julio Cortázar (1996), La isla se expande (1992), Mariana de la tierra (1984) y Homenaje Leopoldo Lugones (1986). Fundó y dirige la Revista de Cultura el gRillo, publicación que cuenta con la asesoría de Ester de Izaguire, María Rosa Lojo, María Granata, Lily Sosa de Newton y Germán Cáceres. Como antóloga, ha compilado treinta y dos volúmenes de cuento, poesía y ensayo. Se desempeña en crítica literaria y periodismo. Colabora en periódicos, diarios y revistas nacionales y extranjeras con cuentos, poesía, notas, críticas y ensayos. Algunos de sus trabajos han sido traducidos. Dirigió e inició el Suplemento Literario de un antiguo periódico de Buenos Aires, donde reside. Dicta seminarios, da conferencias. Actúa como jurado. Conduce cursos de creación literaria para la formación de escritores. Es Directora Editorial. Formó parte de la Comisión Directiva de Gente de Letras, de la Comisión Directiva de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE), donde dirigió los talleres de la Casa Leopoldo Lugones. Pertenece al Instituto Literario y Cultural Hispánico con sede en California. Invitada por la Fundación El Libro, da conferencias en la Feria Internacional del Libro. Ha recibido premios a nivel nacional y latinoamericano.
Con ella mantuvimos el siguiente diálogo. 
- Escribe novela, cuento, poema y ensayo ¿Se siente más cómoda en alguno de estos géneros?
- Cada género tiene su tiempo en la creación conforme a la temática que lo origina o a la inspiración que lo moviliza; debemos ser respetuosos al momento de elegir la estructura que lo encuadre, en respuesta a ese llamado. Por esto creo que me suelo sentir cómoda en el manejo de todos los géneros, en el acto de escribir… pero siempre existe una preferencia y en mi caso se trata de la novela; diez suman ya las editadas, lo que da cuenta de esta elección.
- En 1984 apareció su primera obra ¿Ve semejanzas entre ella y la última?
- Desde mi primera obra -Mariana de la tierra, cuentos-, incluyendo la novela El hombre que perdió la paciencia (de reciente impresión), no se marcan cambios sustanciales en mi estilo pero sí los hay en el camino por la depuración del lenguaje y una particular libertad que otorga el ejercicio constante, un manejo ágil de la palabra y de las situaciones. Me siento cómoda durante la escritura, en especial con la novela que fiel me acompaña y estimula en el largo trayecto de su escritura. Fui perdiendo la rigidez con los años y afiancé la vocación.
- La inmigración es un tema recurrente en su producción ¿a qué obedece este interés?
- La inmigración me interesa, soy argentina nieta de inmigrantes y esta es la tierra que los recibió. Llegaron con sus pequeños hijos en busca de horizontes, alentando esperanzas. Esa voluntad que estrecha vínculos y afianza a la tierra elegida forjando el futuro. La memoria de los pueblos y la esencia del hombre se ve recuperado por la escritura, por esto frecuenté el tema.
- Como directora de la revista el gRillo ¿Cómo ve la literatura actual?
- Desde mi lugar de directora y fundadora de la revista el gRillo tomo una actitud de responsabilidad y amor hacia lo que hago, porque estoy avalada por la escritora que hay en mí y asimismo mi labor como crítica que sopesa y analiza los trabajos literarios de los demás. 
Soy exigente conmigo y pretendo de los otros el esfuerzo e interés volcado a lo que hacen; me sorprende y molesta la improvisación. Más allá de los dones innatos me parece se abusa del facilismo y la especulación de trabajar sobre determinados temas. La literatura es un arte serio porque forma o modifica a la sociedad. Se puede distraer al lector con páginas de belleza, pero no engañarlo con la gratuidad de la palabra. Para nuestro beneplácito siempre contamos con auténticos escritores aunque no lleguen a ser los más exitosos.
- Usted dicta talleres literarios, orientados a la lectura y a la escritura ¿Cómo definiría su labor en este campo?
- Son muchos los años que dicto cursos de formación de escritores, con una positiva experiencia. Se descubren valores ignorados, vemos la riqueza intelectual y sensible que existía latente y oportunamente canalizada.
El estímulo del grupo y la recurrencia de los elementos necesarios para construir la pieza literaria conducen a la maduración de esa posibilidad.
- ¿Cuáles son sus proyectos para el futuro?
- Para el futuro espero poder continuar cumpliendo proyectos, insistir en el camino emprendido del modo que siempre lo hice pues sólo del esfuerzo personal dependen. Nada nuevo, ni distinto. Seguir escribiendo, leyendo a los buenos escritores de todos los tiempos, y no perder el entusiasmo y deleite por lo que hago… escribir… escribir y escribir.

Buenos Aires, junio de 2007

No hay comentarios:

Publicar un comentario