domingo, 14 de enero de 2007

PAQUÉLE

por Julio M. Llanes. Ilustraciones de Xulian. Buenos Aires, Ediciones del Eclipse, 2006. 157 pp.

Este volumen integra la colección “Novelas del Eclipse”, dirigida por María Teresa Andruetto (textos) e Istvan Schritter (arte y diseño). “La intención de esta colección –afirman- es ofrecer un abanico de escrituras de grandes nombres y de nuevos autores. También de escritores de la literatura para adultos que editan con nosotros por primera vez un libro para chicos. Buscamos calidad en los textos y en las ilustraciones y la gráfica, diversidad de estéticas; descubrimiento de posibles nuevas escrituras todavía ocultas; es decir, buena escritura a secas. Pensamos en un lector "sin edad", en libros que, destinados a la franja joven o infantil, se dejen bienleer por lectores adultos. Una colección de libros elegidos, de libros perdurables, una colección con un perfil valorado por lectores exigentes, un perfil valorado también por escritores e ilustradores exigentes. Libros que puedan seguir leyéndose a lo largo de los años”.
Julio M. Llanes, nació en 1948 en Yaguajay, actual provincia de Sancti Spíritus, Cuba. Es miembro fundador y presidente de la UNEAC. (Unión de Escritores y Artistas de Cuba). Se desempeña como profesor adjunto de la Universidad Pedagógica de Sancti Spíritus, miembro de la Cátedra de Literatura Infantil de dicha institución y miembro de la Sociedad Cultural José Martí. Publicó cinco libros de recopilación de ensayos sobre literatura infantil, una obra testimonial sobre sus viajes por Sudamérica, los libros de relatos Celia nuestra y de las flores, Canción para una sonrisa, Mi amigo Serafín, Sueños y cuentos de la niña mala y las novelas El día que me quieras y Paquéle –un hito en la literatura juvenil cubana-, de la que está en proceso una edición en holandés. Obtuvo numerosos premios, entre otros, Edad de Oro 1983 y 1991, La Rosa Blanca 1996 y 2000, Diploma Centenario de la Edad de Oro por su trabajo con niños y jóvenes, Premio Abril y Los Zapaticos de Rosa por el conjunto de su obra, Premio Especial Raúl Ferrer y Premio Especial la Rosa Blanca 2005 por su trayectoria.
Paquelé relata la historia de un adolescente esclavo en Cuba. Uno de los personajes explica por qué surgió esta novela: su amigo Llanes se propuso escribir una historia en la que los esclavos y los que dicen que son libres tuvieran protagonismo, donde no parecieran “animalitos que no hablan, ni piensan, ni sueñan”. El personaje le dice entonces a Llanes que se apure, porque si no, cuando él termine esa obra, ya no va a haber esclavitud, a lo que el escritor responde: “Que había muchas maneras de ser esclavo. Que la libertad, el amor y el odio y la alegría, nunca iban a envejecer, porque al hombre siempre le iban a interesar los problema del hombre”.
El resultado es esta obra, maravillosamente escrita, en la que se narra la vida de un esclavo, desde su nacimiento hasta que queda marginado de la sociedad. Se evocan las peripecias que tuvieron que ver con su origen, la muerte de su madre y el ahorcamiento de su padre, el cruel aprendizaje de calesero, la forma en que es regalado a un doctor (“lo estaban regalando como a un quitrín, como un caballo, como una gallina”), la amistad perdurable, el enamoramiento de una esclava.
Todo esto en el marco de la Sancti Spiritus colonial, una ciudad de Cuba en la que viven españoles que no se adaptan a su nueva vida. Añoran su España natal, y desdeñan todo lo americano, todo lo que se aleje de lo netamente hispano, como la fiesta en honor al Apóstol tal como se la festeja en Cuba: “El Santiago era la fiesta de Paquelé. Aunque don Gonzalo dijera que ése ya no era el Santiago, que el verdadero Santiago era el de antes, cuando los españoles de Santiago de Compostela trajeron las fiestas que en su tierra le dedicaban al santo patrón. El Santiago era la fiesta de Paquelé, aunque don Gonzalo afirmara que los tambores de los negros y el tiempo lo habían cambiado todo, y ahora era fiesta sin rango, fiesta de esclavos alborotadores, de negros y mulatos presumidos que ya nada respetan, sí señor”.
Otros añoran asimismo su tierra, mas no son inmigrantes ni exiliados; han sido traidos por la fuerza desde su continente, en el que eran libres y felices. El recuerdo de esas épocas los agobia en la ciudad de la isla: “Yo estaré volando, sí, pero para mi tierra, para mi aldea de Africa, donde el padre de mi padre fue oba, un rey tan rey como el de España”, dice el taita Ambrosio.
O han venido más o menos voluntariamente desde Manila; “tienen mucho papel de contrato, pero que en verdad son más esclavos que los negros.
Españoles, africanos y chinos llevan en sí el caudaloso bagaje de sus tradiciones, a las que honran; tradiciones que, fusionándose, han dado origen a esta cultura americana, en la que confluyeron los acervos más disímiles.
A los que llegaron, y a los que nacieron en América, evoca Llanes en una novela memorable, acerca de la libertad y la identidad. 

(LETRAS-URUGUAY, Montevideo, 2006)

No hay comentarios:

Publicar un comentario