lunes, 15 de enero de 2007

LLUVIA DE ESQUELETOS

por Germán Cáceres. Ilustraciones: Federico Geller. Buenos Aires, Crecer creando, 2006. 156 pp. (Mar de papel) 

El 5 de diciembre, en la Manzana de las Luces, fue presentado el volumen que nos ocupa. El mismo integra la “Serie Morada”, destinada a lectores a partir de los nueve años. En esta novela, un hombre de treinta y siete años relata en Buenos Aires, en 2021, un suceso acaecido veinte años antes cuando, misteriosamente, sobre la ciudad llovió cadáveres, y algunos transeúntes fueron succionados desde un dirigible por una extraña fuerza que dejaba huellas amarillas. El protagonista, una adolescente y dos profesores son secuestrados por los alienígenas. Los padres, el amigo y el profesor de Física se preguntan qué puede motivar la ausencia del chico. La explicación llegará desde un género al que Cáceres siempre ha sido muy afecto. 
Afirma el autor: “Lluvia de esqueletos mezcla ciencia ficción, aventuras y un poco de terror. Para complementar esta lectura recomiendo los maravillosos libros de Ray Bradbury sobre el futuro (entre ellos, Crónicas marcianas y El hombre ilustrado), la novela aventurera Viaje al centro de la tierra, de Julio Verne, y las Historias de fantasmas, de Henry James, acerca del más allá. También la película Blade Runner, de Ridley Scott, y dos series de TV tan interesantes que permanecerán hipnotizados frente a la pantalla: Los expedientes secretos X y Lost. Además, en la Argentina contamos con una obra maestra que responde a todos los géneros: se trata de la primera parte de la historieta El Eternauta, de Oesterheld (guión) y Solano Lòpez (dibujos)”. 
Esta novela, pensada para lectores en los últimos grados de la primaria, tiene muchas virtudes: está excepcionalmente escrita, se adapta a los intereses de los chicos y, como si esto fuera poco, los conecta con obras de otros autores que tienen vinculación con el tema abordado por Cáceres. Son muchos méritos, a los que se suma el del ilustrador, Federico Geller, que traslada a imágenes elocuentes las peripecias imaginadas por el escritor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario