viernes, 14 de enero de 2005

EL BOSQUE DE LOS PIGMEOS

por Isabel ALLENDE. Buenos Aires, Sudamericana, 2004. 234 págs.

El último libro de Isabel Allende forma parte de la colección Sudamericana Joven, una colección acerca de la cual afirman los editores: “Editorial Sudamericana desarrolló una biblioteca para jóvenes lectores que incluye textos que figuran en el área de lengua y literatura dentro de la currícula escolar. Novelas y cuentos representativos de las diferentes corrientes literarias a nivel mundial, así como títulos de jóvenes autores que abordan las problemáticas propias de los estudiantes de Escuela Media”.
El volumen que nos ocupa completa una trilogía. “Con la trilogía Las memorias del Aguila y el Jaguar, Isabel Allende se dirige al público joven. Cada novela es una combinación perfecta de aventura, magia, humor y naturaleza, como las describe la misma autora. A través de los ojos de Nadia y Alexander hemos descubierto que el hombre puede ser codicioso y corrupto, pero también hemos conocido a almas que saben escuchar con el corazón, que entienden que el respeto y la solidaridad son la única forma de caminar y que apuestan por un mundo definitivamente mejor”.
En esta obra, la escritora y periodista Kate Cold recibe un llamado de la International Geographic, la revista para la cual trabaja, diciéndole que debe hacer una nota en Africa. La mujer pone como condición llevar a su nieto de dieciocho años, y a la amiga de quince, quienes protagonizaron ya los dos libros anteriores. A estas tres personas se unen la aviadora que deberá trasladarlos y dos fotógrafos. Una vez en Africa, cuando se disponen a trabajar, encuentran un misionero gallego que les pide que le ayuden a encontrar a sus dos compañeros desaparecidos. Lo que sigue será la búsqueda de estos hombres en tierras dominadas por la avaricia, la crueldad y la ilegalidad.
El elemento fantástico -una sacerdotisa que se esfuma, un ogro de tres cabezas, la capacidad de Nadia para hacerse invisible, la metamorfosis de los jóvenes- tiene gran incidencia en el libro; es otro de los motivos por los cuales la historia atraerá al público juvenil al que se dirige.
La obra, además de ser entretenida, deja enseñanzas a los lectores: la necesidad de respetar las diferentes culturas; la importancia de toda vida, por ínfima que sea en la escala de la naturaleza; el valor de la amistad y de la fe, son ideas que se reiteran en diversas oportunidades.
Amena y de ágil lectura, con descripciones que nos hacen vivir cada situación, con un lenguaje en el que confluyen información y emoción, El Bosque de los Pigmeos es el broche de oro de una trilogía memorable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario