jueves, 15 de enero de 2004

LLUVIA DE PLATA Y OTRAS NOTICIAS

por Margarita Mainé. Ilustraciones: Silvia Mato. Buenos Aires, Sudamericana, 2003.

Margarita Mainé nació en Ingeniero Maschwitz, provincia de Buenos Aires, en 1960. Es autora de Una montaña para Pancho, Las historias de Lucia y Nicolás, y en Sudamericana, Cartas a un gnomo, Un gran resfrío, El caballo alado y Un mar muy mojado. Ha sido publicada en España e Italia. En 1997 fue finalista del Premio Norma Fundalectura con la novela para adolescentes Lástima que estaba muerto. 
En este volumen, destinado a lectores a partir de los doce años, reescribe libremente, es decir, imagina los pormenores de noticias que leyó en el diario. Por ejemplo, “Una vaca cayó del cielo y hundió un pesquero japonés”, o “El insólito regreso de un muerto vivo en Lomas de Zamora”, o “Llueve plata en Paraguay”. 
Lo más atractivo de esos relatos es –a nuestro criterio- que la autora explica cada suceso desde diferentes puntos de vista, o hace hablar a varios personajes de cada historia, como si los estuviera reporteando. Así, escuchamos a la chica que el día que cumplía quince años, vio caer plata desde un puente, y también al “chofer” que manejó el auto que se utilizaría para el atraco. Escuchamos el relato de los japoneses que, como pueden, explican que una vaca cayó de lo alto, a los peones que planean un robo, y también escuchamos a la vaca, que explica qué sintió cuando la subieron a esa extraña cosa voladora. 
“Leyendo el diario nació este libro –dice Mainé-. Hace tiempo se me ocurrió que había noticias que no podían caer en el olvido. Noticias maravillosas por lo absurdas, que desentonaban entre tanta seriedad, merecedoras de la página de humor más que de los policiales o de cualquier otra sección. Archivé en una carpeta todas esas ‘noticias disparates’ hasta que un día empecé a escribir. La forma en que tejí estos textos fue muy sencilla: leí la noticia algunas veces y después me senté frente a la computadora dejándome llevar por la información que mi memoria había guardado y por toda la ficción que se me ocurriera. ¿La realidad supera a la ficción? ¿La ficción supera a la realidad? Estas son preguntas que ustedes pueden responder a su antojo. En mi cabeza de ávida lectora de diarios y escritora de ficciones, hace tiempo que realidad y ficción andan enredadas y confundidas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario