miércoles, 15 de enero de 2003

PAPANUEL

por Graciela Beatriz Cabal. lIustraciones: Horacio Gatto. Buenos Aires, Sudamericana, 2003. 

«Graciela Cabal nació en Barracas, en una casa chiquita con un patio grande: la plaza España. Ahora vive en San Cristobal, en una casa grande al lado de una placita chica. Allí guarda todos sus tesoros: angeles, muñecas, enanos de jardín. Y siempre tiene armados su pesebre y sus dos árboles de Navidad, por cualquier cosa. Graciela se recibió en la UBA, en la carrera de Letras. Escribio una pila asi de alta de libros: Azul, Tomasito, Secretos de familia, Miedo... Tiene tres hijos grandes y cinco nietos mas lindos que no sé que». 
«Horacio Gatto nació en Buenos Aires en 1959. Nunca dejó de ser del todo un niño. De joven se vestía de Papa Noel en Navidad; ahora colecciona juguetes antiguos de lata y aprendió a dibujar de su hijo Oliverio, que tiene seis años. Ilustró para Argentina, Estados Unidos, España y Alemania. Expuso en 2002 en el Concurso IBBY-Dili Ilustradores 'Dia lnternacional del Libro Infantil y Juvenil», Brasil, y en 2003 en la Bienal de Ilustraciones de Bratislava». 
El volumen que nos ocupa integra la coleccion «Los Caminadores», y está destinado a lectores a partir de los cuatro años. En él, la escritora cuenta la historia de una familia que tenia un maravilloso pesebre con muchos personajes, a la que visitó el verdadero Papa Noel. 
«Los Cardoso eran gente famosa en el barrio de San Cristóbal. Pero solo para las Navidades. Y esto por dos razones. Porque, año tras año, la abuela, la mamá y los Cardoso chicos -tres nenas de nueve, seis y cinco años, y un varon de cuatro armaban un pesebre que ni les cuento en el patio con techito de la casa. Y porque Nochebuena tras Nochebuena, el papá llegaba al barrio antes de dar las doce vestido de Papa Noel ('Papanuel', decian los chicos). ( ... ) Los aguafiestas que nunca faltan decian que el pesebre de los Cardoso era una mescolanza espantosa, y que dónde se ha visto un pesebre con gauchos, indios, buzos y espejos con patitos». 
Todos los años, papa Cardoso, vestido de Papa Noel, traia regalos para chicos y grandes, pero un año, su empleador le dijo que las cosas venian mal, y que no habria regalos .. Entonces, sucedió lo inimaginable... 
Reflejando la realidad que agobia a muchas familias, Graciela Cabal plantea una solución magica que, sin embargo, nos hace pensar en que la felicidad aun es posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario