martes, 7 de enero de 2003

ESCRITURA JOVEN III

Concurso Literario para Jovenes «Clara Kliksberg». Buenos Aires, Mila, 2002. 

EI volumen reune los textos premiados en el certamen convocado por la Secretaria de Cultura de la AMIA, «dedicado a vivencias y aspectos de la vida judía a traves del cuento, el ensayo y la poesia». Integraron el jurado que otorgó las distinciones Marcos Aguinis, Jaime Barylko, Ricardo Feierstein, Manuel Tenembaum, Sofia Guterman y Mario Ber. 
El Primer Premio fue para Yael Natalia Tejero Yosovitch, de dieciseis años, que participó con un esplendido relato sobre la inmigración judia que se establece final mente en Entre Rios y Córdoba. Dice la joven autora: «Nací en Buenos Aires, una gran ciudad que alberga a tantas almas diferentes como se extienden por los aires». 
EI Segundo, fue para Maximo Yolis, quien a los veintidos años escribió un interesante ensayo al que tituló “Una visión del klezmer en Buenos Aires, o impresiones sobre Lerner-Moguilevsky”, en el que afirma:«EI klezmer, en si mismo y desde su nacimiento, fue un genero musical profano, popular e instrumental -instrumental, ademas, cuando estaba prohibida la ejecucion de musica en senal de duelo por la destrucción del Templo». 
EI ganador del Tercer Premio es Jonatan Gaston Nakache, de veinte años, quien en su relato «El encuentro», nos presenta una vision del Buenos Aires de la decada del 20, y del caotico mundo en el que este se inserta. «Egipto a Alemania» se titula el cuento ganador del Cuarto Premio, escrito por Dario Ariel Levin, tambien de veinte años, en eI que narra la historia de un sacerdote frances que, por proteger a niños judios, se volvio un martir. 
EI Quinto Premio fue otorgado a Chantal Paula Rosegurt, de dieciseis años por su cuenta «Ser, o no ser», al que encabeza un parrafo tomado del Informe para una academia, de Kafka. 
Acompañan a estos cinco trabajos, los nueve que merecieron menciones. Al finalizar la lectura de unos y de otros, nos decimos que los autores tienen muchos méritos, como ya lo advirtió el relevante jurado que los premió. Demuestran gran interes por la cultura; evidencian, asimismo, un encomiable manejo del lenguaje, que no se logra de un dia para otro, sino que es fruto de la vocacion y del denodado ejercicio. Los vemos tambien como investigadores que rastrean en la historia aquello que les pertenece a nivel familiar o nacional, y como espiritus que encuentran en la etica aquello que los engrandece como seres humanos. 
Y si el talento de estos adolescentes merece ser destacado, lo merece también la generosidad de quienes les permiten -enseñándoles o premiándolos- acceder activamente al mundo de la cultura, que tanto los necesita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario