domingo, 10 de junio de 2001

GABRIELA FEHLING, autora teatral

Gabriela Fehling, con quien convcrsamos para este suplemento, nos cuenta que no ha tenido una formación teatral sistemática, sino que, por trabajar en estrecha colaboración con su esposo y estar presente en muchas clases y ensayos de la compañía, pudo absorber una serie de conocimientos teóricos y prácticos que le resultaron utiles a 1a hora de comenzar a escribir. Es autora de obras teatrales infantiles -dos de ellas incluidas en el repertorio del Teatro Colonial-, para adolescentes y para adultos. Escribe también cuento y poesía, dicta talleres, y en 1992 realizó crítica bibliográfica en el prograrna «El universo del hombre» que se emitía en Mar del Plata. Entre los escritores que la influenciaron, reconoce basicamente tres: G. K. Chesterton, por su lenguaje límpido y bello; Patrick Süskind con EI perfume, porque con su sarcasmo imprevisible e imperturbable abrió su mente y le dio vuelta la cabeza, y por último, aunque lo considera el primero y el más importante, Emilio Salgari y sus novelas, dado que con sus extraordinarias aventuras le enseñó que leer no es sólo un arduo y tedioso descifrar de letras sino una puerta abierta hacia un mundo maravilloso pleno de vivacidad y emociones. 
La visitamos para conocer sus conceptos sobre la creación, la relación entre didactismo y hedonismo, y los proyectos que tiene para un futuro que incluye diversos géneros literarios. Este es el dialogo que mantuvimos para “LaCultura en El Tiempo”: 
- ¿Cuándo comenzaste a escribir obras teatrales? 
- Empecé en 1997. Mi esposo, Daniel Rodriguez Viera, es productor ejecutivo de una compañía teatral y necesitaba un espectáculo infantil para la temporada veraniega en Mar del Plata. Se necesitaba una obra ligera y divertida para toda la familia y no daba con lo indicado, asi que me preguntó si yo me animaba a escribirla. Así nació Rescate en la isla de los piratas, que se estrenó el 2 de enero de 1998 y tuvo tanto éxito que continua susfunciones aquí hasta la fecha, contando inclusocon una secuela, Rescate en la cueva de los bandidos, que se estrenó para las vacaciones de invierno, Hay incluso una tercera parte en proceso de escritura. 
- ¿Pensas tus obras en función de un auditorio de corta edad? 
-En realidad, yo no escribo exclusivamentc para chicos. Aun en los infantiles, trato de que mis concepciones sean «aptas para todo publico» y porende no le resulten ni aburridas ni fastidiosas a los adultos. Por otra parte, no creo en la diferenciacion entre productos para menores y mayores. 
- ¿Cómo debe ser, a tu criterio, una pieza teatral? 
-Considero que la obra debe ser comprensible y llevadera para todas las edades, sólo que cada uno, de acuerdo a su madurez intelectual y emocional, podrá entresacar conclusiones distintas de la trama. Solemos cometer el error de menospreciar la capacidad de comprension de los niños y ofrecerles sólo textos livianos sin permitirles el acceso a todos los autores por creer que no son aptos para entenderlos, cuando la experiencia demuestra que los chicos tienen la mente libre y despierta y una curiosidad avida e insaciable por descubrir emociones nuevas, mientras que nosotros, como adultos, venimos cansados, con la cabeza llena de preocupaciones, cargamos con nuestros prejuicios y limitaciones y una estrechez de pensamiento que no nos permite absorber conceptos alborotadores. Por lo general, ya tenemos nuestra opinión formada -basandonos en la fama de los participantes o el analisis del critico- aún antes de encarar una propuesta; nos cuesta concentrarnosy a toda costa tratamos de rebuscarle un sentido 1ógico y exacto mientras que los chicos se despreocupan de normas y pueden relajarse y disfrutar del espectáculo con todo entusiasmo y es así como sacan deduccionesextraordinarias e increiblemente personales de cada pieza. 
- ¿Crees que todaobra debe transmitir un mensaje? 
-La verdad esque no siempre mi intención es transmitirles algo determinado a los chicos. Sería un trabajo vano por demas, pues ellos son criaturas imprevisibles y saltan para cualquier lado: pueden interpretar algo por completo dispar de lo que yo me esmerécon tanto esfuerzo por indicarles. Algunas obras mías sólo son para entretener, para solaz y diversión. A veces pensamos que todo lo dedicado a los niños debe ser exclusivamente educativo, cuando elegimos para nosotros mismos productos que brindan más distensión que atención. Entonces, si nosotros preferimos en mayor proporción los espectáculos pasatistas, ¿por qué cargar a los chicos todo el tiempo y a toda hora con obras instructivas? ¿Porqué empeñarnos en que todo sea aleccionador y no meramente recreativo?No hay nada de malo en que una obra sea una simple narración sin grandes moralejas explícitas;en realidades-mejor así porque no les damos todo servido en bandeja y son ellos mismos los que trabajan una interpretación y deducen un sentido. 
Por mi parte, trabajo en tres niveles. Un ejemplo de eso es "La leyenda del caballero negro»: en primer lugar una relación sencilla, un cuento con una trama comprensible para todos; en el segundo plano hay datos c1aves que serán accesibles a la mayoría de los presentes, los cua1es en consecuencia podrán extraer una intepretación básica de hacia dónde apunta la historia y por último, existe un sentido mas profundo, cuyas referencias serán reconocibles sólo para aquellos que estén mas preparados o a los que las alusiones hayan producido un mayor impacto y se reconozcan en sus circunstancias personales, y puedan por lo tanto, mediante un fino razonamiento de deducción y conclusión acceder a su significado simbólico. 
- ¿En qué trabajás actualmente? 
- Estoy siempre experimentado con nuevas opciones. Trato de abarcar las diferentes técnicas y estilos. Tengo varias obras teatrales en preparacion, de diferentes tipos. Además de los denominados «infantiles» que –repito- considero que deben ser agradables para toda la audiencia, estoy componiendo piezas más dramáticas, de neta comedia, incluso de misterio y terror, basándome en los cuentos de Edgar Allan Poe y Sir Arthur Conan Doyle. Ya me di el lujo de redactar una obra entera en verso,·La mascara escarlata, a semejanza de los c1ásicos españoles. 
- ¿Pensaste en la lírica como otro genero para expresarte? 
- Me estoy adentrando en la poesía y cada tanto me inspiro y me salen unos versos medianamente aceptables, y por supuesto también escribo las letras de las canciones de mis productos. 
- Y los ilustrás. 
- Sí. Realizo en persona las ilustraciones de los cuentos o -en caso de las obras de teatro- de los afiches y programas, y en ese mismo sentido también invento juegos y tiras cómicas. Estoy trabajando en una serie sobre los derechos de las personas, la cual designé con el nombre de “Derecho y revés”, de la cual ya hay dos trabajos terminados y otros en formación. 
- También estás escribiendo una novela. Nos enteramos de que reunís material al respecto. 
- En este momento me estoy dedicando a corregir y pasar en limpio varios textos y a terminar de escribir un emprendimiento algo mas extenso y ambicioso, una novela de cerca de trescientas paginas que transcurre en el sudeste asiático en 1860. Esto me toma un poco mas de tiempo porque tengo que describir los hechos con rigor histórico. 
- Y dictás talleres de teatro. 
- Es así. Hace pocos días estuve como moderadora asistente en un taller de juegos teatrales organizado por la escuela n° 24 de Villa Pueyrredón, donde entre otras cosas enfatizamos sobre la importancia de un argumento só1ido y congruente como base de toda labor literaria. 

(EL TIEMPO Domingo 10 de junio de 2001)

No hay comentarios:

Publicar un comentario