domingo, 14 de enero de 2001

CAMINOS HACIA LA CIUDAD

por Martha Vargas. Buenos Aires, Editorial Plus Ultra, 2000. 

Leemos en la contratapa que la escritora nacio en Lomas de Zamora pero vivio practicamente toda su vida en Azul, donde comenzo su actividad literaria. Actualmente reside en Mar del Plata. Es profesora de Letras y autora de los llbros de poesia De ropajes y fantasmas (1982), La voz en el espejo (1988) y Los paisajes diversos (1992), este ultimo publlcado por Hojas y Cuadernos de Sudestada, la coleccion del taller de Ana Emilia Lahitte. La trayectoria de la poeta es destacada por Norma Perez Martin, quien afirma: "Martha Vargas avanza con mesurado y rico lenguaje por las huellas trazadas en sus primeros poemarios". Publico plaquetas literarias de la Direccion de Cultura de la Municipalidad de Azul, los cuadernillos Memorias del Silencio (Sudestada, La Plata) y Festival de la Hoguera (La Barca, Mar del Plata). Colaboro en diarios y revistas con reportajes y notas sobre literatura. Es coordinadora del Cafe Literario en Mar del Plata y de Taller Llterario. Vive de su actividad docente.
En esta nueva obra, que lleva por epigrafe versos de Konstandinos Kavafis y esta dedicada a la memoria del profesorJuan Antonio Canau, "por su profundo humanismo", presenta un recorrido que, mas que fisico, es espirltual. La ciudad, punto geografico, es tambien el sitio hacia el que se dirigen las almas. Martha Vargas se deja llevar por sus pasos, mientras piensa en la musica, en la pintura, en el don creador que hace fluir sus poemas. A criterio de Juan-Jacobo Bajarlia, prologuista del poemario, "el viaje iniciatico que exaltará el ser volverá sobre si mismo para rehacerse de sus propias muertes, algo así como las destrucciones ciclicas previstas por Zenon de Citio en el siglo IV antes de J. C.
Su viaje comienza como fruto de un afan, una "busqueda sin certezas": en esa busqueda, la poeta lleva el enigma del fuego. Se pregunta quienes fueron los hombres que lo destrozaron, y se remite a la antigüedad clásica. Mas adelante, America, "confluencia de corrientes", estara presente en la figura de Frida Kahlo, mujer emblematica, con la que la escritora se siente identificada.
Su andar tiene para ella caracter religioso; es un peregrinaje que tiene por meta el Grial. Camino y caminante integran un ceremonial que la halla devota y atenta, esperanzada. El amor, el silencio, el viento, son observados deambular hacia "su espacio magico". Evidencia también una conciencia particular de su existencia: "Soy la piedra, el viento y el rio. / Un solo universo./ El espejo frente a mi", canta.
La creación -acto en el que el hombre se brinda en el poema ("El canta-escribe para secar su llanto/ frente a los espejos"), o en el hijo "Levanta al hijo en sus brazos como una rama de paz")- es un logro que suscita en ella palabras de alabanza, pues demuestra que, a pesar de todo, el ser humano llega a su ciudad, a esa que lo atrae y a la que, en definitiva, pertenece. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario