domingo, 21 de mayo de 2000

ANGELES DE MANUCHO

Una lluviosa tarde de abril me dirigí al Museo Fernandez Blanco, en Buenos Aires, para visitar esta muestra que tanto habia esperado, declarada de interés nacional por la Secretaria de Cultura y Comunicaciones de la Presidencia de la Nacion, y de interés cultural por la Secretaria de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. 
Me pareció excelente, tanto por lo que se exhibe, como por el talento con el que el material ha sido presentado. El proyecto, concebido como un homenaje a Manuel Mujica Láinez y a su ciudad natal, cuenta con el diseño gráfico del Estudio Shakespear-Veiga, las fotografias de Raul Shakespear y la seleccion de textos manuscritos de Mujica Láinez realizada por Silvia Páez. Refleja una relación acerca de la que afirma Orlando Barone: «Raul Shakespear anudó con él un vinculo estético en el cual él creaba y diseñaba las imagenes y Mujica Láinez las ilustraba con sus textos. Así nace el libro Angeles de Manucho, editado por Sudamericana y una de sus últimas herencias literarias». 
Una gran foto de un angel, tomada en Pompeya en 1972, nos da la bienvenida. La recorrida se inicia con la exhibicion de los cuadernos de infancia y las cartas que Manucho enviaba a su familia durante los viajes. Junto a estos testimonios, se yergue el caballo de calesita que estaba en la peluquería de Harrods, al que recordó en sus ultimos años. 
Otras vitrinas muestran manuscritos de los libros, cartas del escritor ya adulto, primeras ediciones, naipes dibujados, la traduccion al vasco de El viaje de los siete demonios, el gorro de tweed con el que se describió en Cecil, su monóculo, un par de bastones, y algunas obras de arte que pertenecieron a su colección. 
Un televisor instalado frente a unas decenas de sillas negras nos ofrece videos sobre el académico, mientras que diversos eventos se realizan a lo largo de las semanas en que la muestra permanece abierta al publico. 
Multitud de angeles puebla las paredes. Los hay de Congreso, San Telmo y Barracas; de Recoleta, Almagro y Mataderos. Junto a ellos Mujica Láinez esta presente en dos fotos que le tomó Shakespear y en el retrato a lapiz sobre papel que realizó en 1983 Patricio López Mendez. 
«Fue en homenaje a Buenos Aires como se inició el proyecto. Hoy, con Angeles de Manucho, se homenajea también al escritor, porque estos angeles pertenecieron a una ciudad que Mujica Lainez evocó y fue viendo desaparecer» 

(EL TIEMPO, Azul, 21 de mayo de 2000)

No hay comentarios:

Publicar un comentario