domingo, 6 de octubre de 1991

Teresa Gómez Saa: narrar la raíz americana

Teresa Gómez Saa es mendocina. En esa provincia cursó sus estudios de Licenciada en Periodismo y se desempeñó como Jefe de la catedra de Relaciones Humanas, en la Escuela Superior de Periodismo. Realizó cursos sobre politica latinoamericana en la Universidad del Pacifico, California, y fue becaria de la OEA y el Ministerio de Bienestar Social de la Nación. 
Entre sus obras recordamos Doscientos años en mi tierra y Esquema, libros de poemas presentados por el doctor Raul Castagnino en la Casa de Mendoza, en Buenos Aires. Fue distinguida con una mención en el Certamen Nacional de Azul, en poesia, en el año 1971 y recibió el Tercer Premio en narrativa de la Bienal de Mendoza, por su novela Lucia y las rosas, entre otros galardones. 
Recientemente apareció un libro de cuentos de su autoría, en el que aborda una tematica sumamente interesante para los lectores hispanoamericanos; sobre este volumen, titulado El templo de la montaña, conversamos para "La Cultura en EL TIEMPO". 
- ¿Cómo surge en usted la idea de escribir cuentos sobre el pasado americano? 
- Surge porque soy profundamente americana, la séptima generación de argentinos, y me apasiona el imperio que llegaba hasta Cacheuta, en Mendoza, cerca del Lago del Inca. 
- ¿Que papel juegan en sus textos realidad y fantasía? 
- Toda fantasía tiene una base de realidad, y a pesar de tener una fantasia desbordante, tengo los pies bien puestos sobre la tierra. Creo que paso constantemente de un mundo paralelo a otro, de la fantasía a la realidad; siempre los entremezclo. 
- ¿Sucede lo mismo con el sueño y la vigilia? 
- Cuando dormimos, el espíritu visita otros mundos y trae de ellos nuevos conocimientos. Mi cuento "Soledad" aborda el tema del pasaje de un mundo a otro, y el personaje no recuerda en cuál de ellos vivió la experiencia que está contando. 
- ¿Coincide conmigo en que son textos iniciáticos, en los que se da el acceso a una nueva dimensión del ser humano? 
- Sí, son iniciáticos. Voy en busca de una nueva dimensión del hombre, hacia una evolución mas espiritual. El espiritu, perfume del cuerpo, es eterno porque nosotros lo creamos, pero la materia tambien es eterna, dado que no desaparece, se transforma. Si la evolución es grande, el hombre no muere; ese -como el de la juventud eterna- es uno de los sueños del ser humano. 
- ¿El amor forma parte del misterio? ¿Por qué se lo relaciona con él? 
- El amor es la raíz del universo; el universo fue creado en un acto de amor. Todo misterio está relacionado con él, porque el acto del amor en sí -la procreación-es misterioso, el principio de la vida tambien. Es la base de muchos cuentos; al mismo tiempo que lo es el misterio. 
- ¿Qué desea transmitir a los lectores? 
- Quiero transmitirles energia positiva; yo enseño lo positivo de la vida, el amor a lo creado. Esa energía positiva se convierte en algo positivo para los demas. Pero también quiero divertirlos. 

(EL TIEMPO, Azul, 6 de octubre de 1991)