domingo, 13 de enero de 1991

Maria Isabel Clucellas: la responsabilidad del escritor

Tiempos fuertes, el nuevo libro de María Isabel Clucellas, fue presentado en la Bodega del Cafe Tortoni. En esa oportunidad, se refirieron a la obra el Dr. Raul H. Castagnino, presidente de la Academia Argentina de Letras, y el señor Roberto L. Elissalde, secretario de la Academia Argentina de la Historia. La coordinación estuvo a cargo del escribano Alberto Allende Iriarte y leyó pasajes el señor Santiago Sierra Castro. 
Sobre esta novela conversamos con la autora, para "La Cultura en EL TlEMPO". 
- ¿Por qué su libro lleva por título Tiempos fuertes"? 
- Tiempos fuertes es un titulo de connotaciones bíblicas. En los Evangelios es dado llamar así al período cuaresmal, tiempos duros de penitencia, de preparación, que culminan en la Cruz y se glorifican y trascienden en la Pascua de Resurrección. El libro de referencia, por su parte, abarca si no cuarenta días, sí cuarenta años de gesta que se componen de luchas heroicas -las Guerras de la Independencia- y de luchas intestinas -la anarquía-. El país transitó entonces por tiempos muy arduos que van desde 1810 a las vísperas de la batalla de Caseros, primer paso hacia la Reorganización Nacional. Esta se concretaría poco despues bajo el signo de Ia Constitución. Creo válida Ia aproximación conceptual de ambos espacios. De allí el título del libro. 
- ¿De qué fuentes procede el material histórico que sustenta su narrativa? 
- De Iecturas y relecturas de documentos y de memorias de nuestros próceres. A tal fin, me remito a la bibliografta incluida al final del volumen. Estas lecturas me permitieron entrar en contacto directo con los protagonistas de nuestra historia patria y con episodios no tan difundidos de ella por no pertenecer en su mayoría a las grandes líneas de la historia. 
- ¿Cómo elaboró esa información, para que pudiera convertirse en literatura? 
- Tuve en cuenta que leer y releer implica también desechar. No olvidemos que el historiador debe ocuparse de todos los sucedidos y que el escritor, en el caso de tratar temas históricos, elige o es elegido por su tema; en este aspecto, una de las diferencias fundamentales entre la historia y la literatura está señalada por la selección que todo arte implica. 
-El ambito geográfico ue abarca en su obra es vastísimo. ¿Qué la llevó a ocuparse del territorio argentino en su totalidad? 
- Resu1ta evidente el hecho de que la gesta emancipadora y la anarquía no sólo abarcó el país todo, en especial sus fronteras y territorios más distantes de Buenos Aires, sino también que 1o desbordó, llevando a los ejércitos patrios a los países vecinos de Chile, Peru y Brasil. No menciono directamente a Paraguay, Bolivia y Uruguay porque, como es bien sabido, estos territorios en 1810 formaban parte del virreinato del Río de 1a Plata y, luego del pronunciamiento del 25 de mayo de aquel año, configuraron las Provincias Unidas del Rio de la Plata, de las cuales formaban gustosa, declarada y querida parte. Sólo despues, en distintos momentos, y no todas tan distintas circunstancias... 
- ¿Qué desea transmitir a los lectores? 
- Emoción. En particular, emoción patria, arraigada, telúrica, de sangre. A 1a vez, me postulo contra la desinformación, la mala o incompleta información, y, por cierto, contra la deliberada deformación y tergiversación informativa. Quizas, acercarse a un libro de cuentos o a una novela de tema histórico resulte más atractivo y ameno al posible lector que abordar un seco libro de historia. Por eso, creo que el escritor de estos temas debe asumir la responsabilidad de un trabajo basado en elementos ciertos, objetivos en lo posible, pues la fuerza de transferencia que posee una página bien escrita, escrita con arte, no debe ser utilizada en detrimento de la verdad histórica. 

(EL TIEMPO, Azul, 1991)

No hay comentarios:

Publicar un comentario