domingo, 26 de junio de 1988

PALABRELIO

por Gloria Pampillo. Buenos Aires, Colihue, 1988.

Contar cuentos es uno de los privilegios que valoramos en los seres humanos, más aún si los cuentos se dirigen a los chicos, o a los chicos que todos llevamos dentro. En sus narraciones, Gloria Pampillo se propone entretener y hacer pensar, inculcando, al mismo tiempo, nociones de cultura general que serán útiles a quienes se acercan a su obra. 
"Abrojos" es una historia protagonizada por Juan, un labrador, y su mujer. Estamos en Castilla, en el año 1300. Juan salía a segar; su mujer, que "era una de esas señoras que todo lo repiten varias yeces", Ie decía que abriera bien los ojos, para no lastimarse mientras realizaba su tarea. Cuando el marido ya se encontraba en el camino, salía Aldonza y Ie gritaba, una vez más:"jAperi oculos!". La cuentista explica a los chicos que la mujer hablaba en latín porque, allá por el año 1300, se estaba efectuando la transformación del latín en castellano y entonces, "todo el mundo hablaba mitad latín y mitad en castellano". De nada servían las recomendaciones de la mujer; Juan regresaba a su casa con los pies lastimados por unos aritos espinosos que crecían en unas matas. Aldonza rezongaba: "Aperi oculos, abre los ojos, abrelosojos". Con el tiempo –comenta la autora- esa recomendación que se hacía a los labradores se fue abreviando hasta transformarse en la palabra "abrojos", que luego pasó a denominar también a la planta que ocasionaba la molestia. Esta es la etimología, de origen latino, de una palabra muy conocida. Un tratado sobre el tema nos explicará las razones por las que se llegó a este vocablo; podrá ampliar el conocimiento, pero la idea será sustancialmente la misma.
Entre !as etimologías de origen griego, encontramos las que dan lugar a los cuentos "Cometa" e "Hipopótamo". EI primero transcurre en Argentina en 1910, año del Centenario. EI 18 de Mayo, el cometa Halley iba a pasar cerquísima de la Tierra; la gente, asustada, pensaba que sería el fin del mundo. Entonces, un astronomo les explica:"A lo mejor les interesa saber que la palabra cometa viene del griego y quiere decir astro de cabellos largos. Los antiguos Ie pusieron ese nombre porque su cola les parecía una larga cabellera. En griego, pelo se dice komé". No sabemos si la gente, en su temor, habrá atendido a este comentario, pero lo cierto es que pasó el cometa y todos vieron, felices y contentos, que no los había dañado.
Hay tambien vocablos de origen americano, como "macana" y "chocolate ". Cuando Hernán Cortes llegó a nuestro continente, quedó maravillado por las cosas que vio, y se las transmitió, en cinco largas cartas, al Emperador Carlos Quinto; en una de ellas dice que ve muchas cosas a las que no sabe cómo ponerIes nombre. Una tarde -cuenta la autora-, Cortes se paseaba con sus soldados por la plaza de la compra y de la venta y se detiene al ver cómo un indio preparaba una extraña bebida: "primero machacaba unas semillas, despues molía unos granos tostados, les agregaba agua y cocinaba esa mezcla". Cuando el aborigen, respondiendo a su pregunta, Ie dice que la infusión se denomina pochocacauatl, Cortés repite en forma equivocada, y así surge nuestra palabra chocolate. EI indio, exasperado, intenta hacérselo decir como corresponde, pero no hay caso; Cortés es duro para los idiomas.
No de palabras, sino de usos verbales, se ocupa el cuento titulado "Vos", en el que Pampillo muestra la diferencia que hay entre el empleo del voceo en España y el voceo en America. Nosotros tratamos de "usted" a quienes nos merecen respeto o no son de nuestra relación directa; los españoles, en cambio, trataban de vos a sus iguales o superiores y se reservaban el "tú" para los inferiores. “Por eso -afirma- cuando un español llega ahora a Buenos Aires se queda con la boca abierta oyéndonos llamarnos unos a otros de vos, como si estuvieramos en pleno siglo XVI y fuesemos todos nobles".
Tan divertidos como instructivos, estos cuentos nos plantean cuestiones risueñas; el humor y la simpatía de la autora nos expresan su amor por el publico infantil, al que brinda su esfuerzo y su respeto.

domingo, 12 de junio de 1988

ESA DAMA

por Kate O'Brien. Sudamericana. Buenos Aires, 1987, 346 páginas.

Kate O'Brien nació en Limerick, Irlanda, en 1897; vivió unos años en Londres, durante los cuales escribió para distintos periódicos, y fue institutriz en España, país sobre el que escribió con frecuencia. Con su primera novela, titulada “Without a Cloak", obtuvo los premios Hawthornden y James Tait Black en 1931; escribió también teatro, libros de viajes y páginas autobiográficas. En 1947 fue elegida miembro de la Irish Academy of Letters y de 1a Royal Society of Literature; Falleci6 en 1974. 
La nove1a que nos ocupa fue finalizada en Clifden, Corofin, en octubre de 1945. La protagoniza Ana de Mendoza y de la Cerda, princesa de Eboli y duquesa de Pastrana, más conocida como "La Tuerta”. A los trece años, cuando ella suponía que se iba a desposar con Felipe II, sus padres la casaron con Ruy Gómez de Silva, secretario de Estado y favorito del soberano. El matrimonio sólo se consumaría seis años después, contando la dama diecinueve y el marido cuarenta y dos. De esa unión nacieron diez hijos, cuatro de los cuales murieron pequeños. Todo Madrid decía, no obstante, que Ana, era la amante del rey... 
Kate O'Brien no se propuso escribir una novela histórica, sino que, con estos interesantes datos como punto de partida, forjó un relato absolutamente imaginario. Los personajes existieron, y los sucesos en que intervinieron tuvieron lugar en el pasado, pero tanto lo que ellos dicen como lo que sienten es materia ficcional, ya que la creación no pretende dar explicaciones que tampoco puede brindar la historia. Tradujo María José Rodellar. 

(EL TIEMPO, Azul, 12 de junio de 1988)